Facultad

Palabras del Decano

En el mundo postmoderno la ciencia ya no es un saber, ella se vuelve un instrumento del poder. Las nuevas tecnologías se preocupan de los medios y no de los fines.

Ya no se busca un consenso sobre lo verdadero, lo justo o lo bello sino el principio más eficiente. Las técnicas tienen la razón y los resultados prácticos de la ciencia y de la tecnología prescriben el orden político, ético y jurídico.

Los centros educativos corren el peligro de entrar en dependencia del nuevo poder. Sin duda, las universidades tienen la obligación de preparar personas que tengan la capacidad de trabajar en este mundo actual de la competitividad, pero esto no significa que la competitividad debe ser la característica principal o la finalidad única de las universidades. Esta obligación también radica en el fortalecimiento de la cultura, no solo circunscrita en la literatura, la poesía, la pintura, el canto, la danza, entre otras expresiones artísticas; sino en la ética y en la relación entre las personas basadas en el entendimiento y el consenso.

La competitividad siempre ha existido y es inevitable, pero la universidad es por excelencia una institución humanista que tiene como función principal la formación de un hombre culto. Lograr la emancipación del hombre es mucho más que una preparación tecnológica exclusiva.

Dr. Johan Leuridan Huys
Decano de la Facultad de Ciencias de la
Comunicación, Turismo y Psicología
Universidad de San Martín de Porres