Publicaciones

Analizando la importancia de la neuropsicología en los niños


Publicado el lunes 03 febrero, 2020


La neuropsicología es una disciplina que estudia la relación entre el cerebro y la conducta, detectando, evaluando e interviniendo  los problemas cognitivos, emocionales y conductuales de índole cerebral.  Una de sus subespecialidades es la neuropsicología infantil, cuyo abordaje se centra en la atención de niños con alteraciones de neurodesarrollo, como también, en otros problemas de repercusión emocional y conductual de causa cerebral. 

Consciente de esta realidad, el Mg. José Oré Maldonado, docente de la Escuela Profesional de Psicología de la USMP, presenta el artículo Importancia de la neuropsicología infantil en las conductas externalizantes, publicado en la revista Cultura N° 33.

Oré Maldonado es licenciado en psicología por la USMP, maestro en psicología clínica de niños por la misma casa de estudios y cuenta con una segunda especialidad en neuropsicología.  Desde el 2013 se desempeña como psicólogo clínico en atención integral a infantes, adolescentes,  adultos y adultos mayores en EsSalud. Además, es catedrático de pregrado y posgrado en importantes instituciones educativas.

¿En qué contexto surgió su interés por estudiar la importancia de la neuropsicología infantil?

En paralelo a mi labor académica, me desempeño como psicólogo en el campo asistencial, lo que me ha permitido interactuar con niños y adultos mayores que tienen problemas de índole cerebral específicamente con cuadros de TDA-H, TEA, deterioro cognitivo,  demencia, entre otros.  Por otro lado, es importante señalar que el artículo se centra en la población infantil, grupo que presenta dificultades de carácter conductual que generalmente son atendidas por un psicólogo clínico. Sin embargo, cuando esta clase de casos se suscitan por un retraso en la maduración cognitiva, el encargado de detectar, evaluar, intervenir y prevenir es el neuropsicólogo. 

¿Cuáles son las diferencias que existen entre la neuropsicología infantil y la neuropsicología del adulto mayor?

La neuropsicología infantil estudia el proceso evolutivo de los niños a nivel cerebral, incidiendo en alteraciones propias del neurodesarrollo como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), trastorno de espectro autista, discapacidad intelectual, problemas de aprendizaje, etc;  mientras que en los adultos mayores se analizan aspectos vinculados con el envejecimiento como la pérdida de la memoria, que debe ser detectada a tiempo, a fin de evitar problemas como el deterioro cognitivo y/o demencias como el Alzheimer. 

Achenbach y Rescorla (2001), clasifican los problemas de conducta de acuerdo a dos dimensiones, una internalizante y otra externalizante. Coméntenos al respecto.

Ambos especialistas sostienen que los problemas que aquejan a los niños parten de un modelo dimensional que se divide en dos  grupos, una internalizante, que se  manifiesta en problemas de índole emocional, como la angustia, el desgano, el decaimiento, la autoestima baja y el retraimiento social. A su vez, la dimensión externalizante comprende patrones de conductas inadaptables que son observables, como el oposicionismo, la desobediencia y el rechazo a cumplir normas sociales. Estas manifestaciones con un incremento de síntomas, signos, síndromes, así como una mayor vulnerabilidad, podrían generar trastornos de conducta oposicionistas como trastornos disociales.

Los niños que adolecen de problemas externalizantes tienen dificultades de carácter cognitivo que son catalogadas como funciones ejecutivas. ¿A qué se refiere este constructo teórico?

Es un conjunto de capacidades que permiten formular, planear, organizar, ejecutar y controlar conductas hacia un fin en sí. Además, se trata de la función cognitiva que tarda mayor tiempo en madurar en  niños con problemas del neurodesarrollo como de conducta,  y aquella que permite que las personas controlen sus  emociones, de manera que no reaccionen con agresividad ante cualquier dificultad. Aterrizando esta definición, queda demostrado que quienes desarrollan conductas inapropiadas tienen problemas de nivel ejecutivo. 

En el 2017, usted desarrollo un estudio relacionado con las funciones ejecutivas y las conductas externalizantes en niños donde determinó que a menor desempeño en tareas de control inhibitorio se producen mayores conductas disociales. ¿Cómo se llegó a ese resultado?

En efecto. Dicho estudio consta de dos variables: las funciones ejecutivas y los problemas de conducta externalizantes en niños de 10 y 11 años, donde se utilizó una bateria neuropsicológica y un instrumento de autoreporte conductual; quedó demostrado que los infantes de este grupo etáreo carecían de recursos para inhibir o frenar conductas automáticas lo cual incrementaba su conducta de rompimiento de normas.  Por otra parte, es necesario que tanto estudiantes como profesionales impulsen nuevos estudios con variables neuropsicológicas, asociándolas con otras variables emocionales y conductuales ya sea en sujetos con o sin alteraciones de causa neurológica y/o psiquiátrica. 

¿Cuál es el perfil que debe reunir un psicólogo?

Todo profesional que desee dedicarse a la psicología debe contar con la inteligencia necesaria para abocarse a este noble oficio. Del mismo modo, requiere un buen manejo de sus emociones, a fin de que pueda interactuar adecuadamente con las personas que busquen su respaldo. Otro punto fundamental es el respeto a la dignidad de todas las personas, reconociendo las diferencias culturales e individuales, incluyendo las relativas a la edad, el género, la etnia y la cultura, el origen nacional, la religión, la orientación sexual, la discapacidad y el estatus socio-económico.

Accede al estudio del Mg. José Oré Maldonado a través del siguiente link.

NW013 - ACE2020/OH  

Más noticias FCCTP


Noticias FCCTP

Suscríbete y recibe el boletín de noticias de la facultad a tu correo.