Noticias

22 Junio 2017
Diego A López presentó una serie de trabajos producidos en Estados Unidos

Egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicación se desenvuelve como director de cine en importante compañía norteamericana.
Mes : Junio
Categoría :

Diego A. López es escritor, fotógrafo, director, guionista y productor de cine. En los últimos años se ha convertido en uno de los jóvenes directores más prolíficos del mercado musical peruano, debido a que ha trabajado con grandes artistas en la producción de videos musicales y largometrajes, así como en diversas iniciativas culturales. ​

López es licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de San Martín de Porres y actualmente se desenvuelve en las ciudades de Nueva York, Miami y Lima bajo el cargo de Director de Proyectos para WinterHouse Latinoamérica.

En el marco de las actividades del Festival de Arte Digital, certamen auspiciado por WinterHouse, el destacado cineasta presentó un ciclo de videoclips de agrupaciones nacionales que fueron financiados por la firma norteamericana y dirigidas por López. Este evento se llevó a cabo en el auditorio de la FCCTP.

 El evento se inició con las palabras de nuestro egresado, quien resaltó el talento de las agrupaciones que participaron de los trabajos. “Hay muchas agrupaciones que esperan una oportunidad para demostrar su talento, pero por diversos motivos no pueden ver sus sueños cristalizados. Gracias a WinterHouse, un selecto grupo de bandas tiene la oportunidad de difundir su propuesta musical”.

Entre las agrupaciones a las que el reconocido profesional respaldó a través de estos trabajos audiovisuales destacaron Fan Fan & Los Chihuacos, VIA, Babel, Vanessa Cuentas, VenusAMarte y Volador Zero, quienes al final del evento recibieron un reconocimiento en mérito a su trayectoria.

Talento audiovisual

Para conocer las motivaciones que impulsaron a Diego A. López para desarrollarse en el mundo audiovisual, es necesario retroceder a sus primeros años de vida. López recuerda que desde pequeño estuvo vinculado al mundo de las comunicaciones, debido a que sus padres se desenvolvían como artistas. Toda la vida sentí que lo mío era transmitir emociones y ello me motivó a elegir este camino. Es en ese contexto que decido estudiar la carrera de Ciencias de la Comunicación”.

Sobre su pasión por el cine, afirma que siempre veía películas como un acto cotidiano, pero al observar el filme “El Silencio” de Ingmar Bergman, descubrió que detrás de una producción se escondían una serie de elementos importantes. “Detalles como los encuadres, el sonido y el desenvolvimiento de los personajes me dejaron impresionado”, resalta.

Para cumplir su objetivo, López ingresó a la universidad y empezó a acumular una serie de conocimientos que lo ayudaron a fortalecer su vocación. “Siempre me sentí como en casa. A diferencia de otras universidades, la USMP se preocupa por integrar temas de publicidad, relaciones públicas, periodismo y audiovisuales, aspecto que refuerza la calidad de los profesionales que egresan de sus aulas. Además, tuve la posibilidad de llevar el curso de Teoría del cine, materia que me dejó múltiples enseñanzas. Ante las empresas, te permite englobar tu mensaje”.

Al concluir sus estudios, López viajó a EE.UU. con el fin de abocarse a la cinematografía e ingreso a practicar a la compañía WinterHouse. “Una vez adentro, empecé a escalar posiciones hasta que me convertí en responsable del área de contenidos audiovisuales de esta reputada organización. WinterHouse es importante en mi formación profesional, pues es la única compañía en la que he laborado y en la que estoy construyendo mi carrera”, señaló.

Aparte de videoclips, López tiene en su haber otros trabajos como el largometraje “The Hidden: Left But Not Forgotten”, que se estrenará en nuestro país en el mes de octubre;  Inkas: Sound & Light, obra que se difundió en Perú y Argentina entre los años 2007 y 2010; así como la obra  “Ligera Ficción”, trabajo editado en el 2005.

Antes de finalizar esta entrevista, los ojos de López se llenan de emoción al evocar los momentos vividos en la facultad. “Me llena de nostalgia retornar a mi casa de estudios, pues veo a los alumnos con cámaras, reuniéndose para coordinar proyectos y me siento reflejado en ellos. Es una sensación indescriptible”.