Noticias

17 Marzo 2017
Entre el Teatro y las Ciencias de la Comunicación

Cristhian Palomino, ex alumno USMP y director del Elenco de Teatro de la FCCTP, hace un recuento de su etapa como estudiante universitaria y las motivaciones que lo llevaron el mundo del teatro.
Mes : Marzo
Categoría :

El teatro y las comunicaciones son las dos pasiones que mueven a Cristhian Palomino, egresado de la Escuela Profesional de Ciencias de la Comunicación de la USMP, quien descubrió su vínculo con el mundo de las artes escénicas cuando aún cursaba la secundaria.

En esta entrevista, comenta mayores detalles de su vocación por el arte, las herramientas que le han brindado las comunicaciones para su desarrollo profesional, el rol que cumple como director del Elenco de Teatro de la FCCTP y sus próximos proyectos.

¿Cómo nace su pasión por el teatro?

En tercero de secundaria, el profesor Jesús Carpio, responsable del curso de historia del colegio José Sabogal, me comentó que la municipalidad de El Agustino estaba organizando un concurso interescolar de teatro y me incentivó a participar del mismo. Al principio me resistí, pues nunca había pisado un escenario, pero me armé de valor e ingresé al mundo de las tablas como escritor y actor.

En paralelo, ¿desarrolló un vínculo sólido con el mundo de las comunicaciones?

Al igual que en el caso del teatro, me incliné por las comunicaciones a partir de mi constante necesidad de transmitir lo que pensaba o sentía. En el colegio disfrutaba al exponer un trabajo o sustentar mi punto de vista sobre un tema en particular.

A pocos meses de culminar quinto de secundaria asistí a una feria vocacional, llegué al stand de la USMP y  me enamoré de su línea gráfica. Cuando ingresé al campus, quedé impresionado por su moderna infraestructura, los cursos que enseñaban, la diversidad de temas que comprendía la carrera así como las especialidades que podía elegir al finalizar mi etapa como estudiante. Adicional a ello, el apoyo de mis padres fue vital, ya que siempre depositaron su confianza en mí.

¿Qué experiencias recuerda como alumno?

Siempre me preocupé por dar lo mejor de mí en la universidad. Disfrutaba cada asignación que recibía, razón por la que puedo decir que todos los cursos colmaban mis expectativas. Estudiar en la USMP reforzó mi idea de trabajar en las actividades que más he amado: las comunicaciones y el teatro.

El elenco de Teatro marcó un hito en su vida profesional y personal.

Al ingresar a la facultad, debía elegir una actividad complementaria a los cursos que asignaba la currícula y decidí ingresar al taller de teatro. A los pocos días, tomé conocimiento de la existencia del Elenco de Teatro de la FCCTP, postulé a través de una audición, ingresé a ese grupo maravilloso y desde ahí no he parado.  

Para usted, ¿qué es el teatro?

El teatro es una forma de comunicarnos, una forma de enseñar, a conocer una realidad cercana o lejana, que existe y te refleja diferentes sensaciones o puntos de vista sobre distintos temas.

He tenido la oportunidad de observar dos montajes en los que ha participado y resalta su inclinación por el género dramático.

Es cierto. El drama es mi género favorito. Aunque algunas personas me sugieren que me dedique a la comedia, no puedo dejar de lado las historias que narran situaciones desgarradoras o conmovedoras; sin embargo, debo señalar que todo buen drama tiene su toque de comedia.

¿Cómo aplica los conocimientos adquiridos en la carrera en tu vida diaria?

En todo aspecto. Sobre todo cuando me lanzo a producir y a escribir mis espectáculos. Desde el momento en que me comunico con los teatros así como saber tratar con los actores, directores y el público. También implica seleccionar la estrategia publicitaria más adecuada y elaborar los spots para mis obras de teatro. Es fabuloso saber que puedo enfocar lo que he estudiado en el mundo del teatro.

¿En qué circunstancias asumió la dirección del Elenco de Teatro de la FCCTP?

En el 2015, Jhonatan Oliveros me comentó que no podía seguir al frente del elenco por motivos académicos y me pidió que continuara con la labor que él había iniciado, pues consideró que era el único de todos los egresados que se seguía formando en el mundo actoral y que podía aportar mucho al equipo.

¿Trabajar con jóvenes implica una gran responsabilidad?

Me siento reflejado en cada uno de mis alumnos, debido a que muchos jóvenes ingresan al elenco por el cariño a esta expresión artística, pero no han desarrollado la técnica ni la pasión por las tablas. Cada sábado, tengo el reto de encaminarlos por ese mundo maravilloso, incentivándolos a ver teatro. No sólo se trata de repetir un texto o participar de la obra para que tus amigos te vean. Debes sentirte satisfecho al saber que puedes interpretar otras vidas, que puedes vivir distintas situaciones y que puedes comprenderlas.

El texto tiene un personaje, el personaje te está eligiendo a ti como instrumento para que lo interpretes y debes respetarlo en tal medida que cuando llegues el escenario sepas lo que el personaje quiso decir, entender que estás diciendo. Aproximadamente son 15 alumnos que están a mi cargo.

Esta semana presentará las obras Sombras nada más y Azul resplandor   en el Teatro Auditorio Miraflores, ¿cómo surgió la idea de unir dos obras en una sola función?

Al contar con un equipo grande, tomé la decisión de presentar dos montajes con el fin de que pueda participar la mayor cantidad de integrantes posible. Para esta gala presentaremos “Sombras nada más” de David Carrillo y “Azul resplandor” de Eduardo Adrianzén.

Esta última narra la historia de dos actores que se encuentran retirados de los escenarios pero el ímpetu de ambos los impulsa a realizar un montaje de despedida y se encuentran con dos actores jóvenes que se creen superiores. Es una obra que refleja la situación del teatro en la actualidad así como los cambios que ha experimentado.

¿Qué mensaje le dejarías a los estudiantes de la FCCTP?

Les pediría que se apasionen por lo que hacen. Al mismo tiempo, les pediría que fortalezcan sus vínculos con las personas que creen en lo que hacemos y preocúpense por dar lo mejor de sí, porque esos detalles marcan las grandes diferencias con respecto a los demás.